Valoración de empresas: cómo calcular el valor de una empresa

Valoración de empresas para la compraventa de empresas o partes de empresas

El tema de la «valoración de empresas» a menudo despierta emociones. En particular, los accionistas de empresas familiares suelen ver en sus empresas un valor superior al que resulta aritméticamente y al que puede alcanzarse en el mercado. Esto se debe al hecho de que una larga historia familiar y la propia vida suelen estar relacionadas con las empresas. Los empresarios familiares ven su éxito personal reflejado en el valor de la empresa.

Ejemplo: Para un posible comprador que puede aprovechar interesantes potenciales de sinergia en interacción con su empresa existente a través de una compra, el valor de una empresa en venta puede ser mayor que para otro posible comprador que gestionaría la empresa como una unidad independiente. El precio de compra sería el mismo para ambos posibles compradores, aunque el primero tendrá una mayor disposición a pagar.

Por lo tanto, es importante que los empresarios y directivos que quieran vender un negocio o empresa comprendan qué cualidades componen el valor desde el punto de vista del comprador.

Métodos de valoración de empresas

Mientras no conozca a ningún posible comprador concreto cuyos intereses estratégicos u operativos pueda incluir en la valoración, su única opción es determinar un valor objetivado que pueda utilizarse para la interpretación de un corredor de precios de compra realista.

Dependiendo del uso previsto, este valor objetivado se determina de forma diferente. La atención se centra siempre en el beneficio que los accionistas obtienen de la empresa después de impuestos. Las directrices de valoración se encuentran en la norma IDW S1.

Una empresa en funcionamiento en la que se supone que continuarán las operaciones comerciales («empresa en funcionamiento») se valora en función de los excedentes financieros que genera la empresa y que pueden distribuirse entre los accionistas. Para ello se han establecido dos métodos: el método de los beneficios capitalizados, y el método del flujo de caja descontado. El método del multiplicador aproximado se utiliza mucho en la práctica, pero carece de fundamento metodológico.

Una empresa cerrada se valora con el método del valor de liquidación basado en la suma de los valores de todos los activos. Los activos se determinan con el método del valor de los activos. También marcas y derechos de propiedad industrial pueden valorarse.

El precio de una empresa, una operación comercial o un negocio se elabora en el curso de las negociaciones. El precio es el valor de cambio que se puede obtener por la empresa en un momento dado y en unas condiciones determinadas. Este precio puede diferir perfectamente del valor calculado objetivamente. Los posibles compradores pueden aprovechar potenciales de sinergia a través de la adquisición que justifiquen una mayor disposición a pagar.

Calcular el valor de la empresa: Sencillo con una regla empírica

En la práctica, a menudo se utilizan reglas empíricas, por ejemplo «último volumen de negocios x factor» o «resultado EBIT anterior x factor». Por regla general, estas reglas empíricas no hacen justicia al requisito de una valoración adecuada del valor real de la empresa. Tales valoraciones utilizan éxitos pasados como base de valoración; no están orientadas al futuro. Lo que sí es relevante es el valor que la empresa adquirida aportará en el futuro al nuevo propietario. Además, el primer enfoque sólo tiene en cuenta el volumen de negocios, pero no los beneficios de explotación. Estos enfoques son habituales en el comercio minorista, pero no son metodológicamente sólidos.

IDW S1 como directriz de valoración

El Institut der Wirtschaftsprüfer in Deutschland e. V. (IDW) (Instituto de Auditores Públicos de Alemania), con sede en Düsseldorf, apoya el trabajo de los auditores, entre otras cosas, mediante normas. La norma 1 (S1), publicada por el IDW en 2008, se refiere a las valoraciones de empresas. Contiene los siete principios siguientes para la realización de valoraciones empresariales:

  • determinación del propósito de la valoración
  • valoración de la entidad económica (delimitación clara y significativa de la entidad a valorar)
  • principio de la fecha de notificación
  • valoración de los activos necesarios para la empresa (no pueden reconocerse como un valor separado según el principio de entrada)
  • valoración de los activos no operativos (deben añadirse al valor de la empresa como valor neto de liquidación)
  • irrelevancia del principio contable de prudencia
  • comprensibilidad de los métodos de valoración

Ejemplos de valoración de empresas

Existen diferentes enfoques para la valoración de empresas. El más sencillo es valorar las empresas que cotizan en bolsa:

Ejemplo: Para las empresas que cotizan en bolsa, el precio es exactamente igual al número de todas las acciones multiplicado por el precio de la acción. Esto es la capitalización bursátil. En un momento dado, representa cuánto están dispuestos a pagar los participantes en el mercado por las acciones de la empresa.

Esto no es tan sencillo para una empresa que no cotiza en bolsa. Sin embargo, las comparaciones con empresas que cotizan en bolsa pueden ayudar a hacer plausible el valor determinado de una empresa.

Ejemplo: Una empresa mediana que no cotiza en bolsa genera de forma fiable un EBIT del 15% de sus ingresos por ventas de 30 MEUR, es decir, 4,5 MEUR. Una empresa del mismo sector que cotiza en bolsa genera un EBIT del 7,5% de sus ventas de 5.000 millones de euros, es decir, 375 MEUR. De la empresa cotizada sabemos que la capitalización bursátil es de 2.000 millones de euros. La relación entre la capitalización bursátil y el resultado EBIT es de 5,333. El valor de la empresa cotizada es, por tanto, 5,333 veces el resultado EBIT.

Trasladado a la empresa que no cotiza en bolsa, podemos suponer que el valor de la empresa es 5,333 veces el resultado EBIT de 4,5 MEUR, es decir, 24 MEUR. Dado que se trata de una empresa más pequeña y que la fungibilidad no se da como en el caso de una empresa que cotiza en bolsa, están justificadas unas deducciones razonables; pero al menos obtenemos un orden de magnitud para un valor de empresa razonable con un sencillo procedimiento de comparación.

Estos procedimientos de comparación también pueden utilizarse si se sabe a qué precio han cotizado empresas comparables. Sin embargo, es difícil obtener esa información, que a menudo es confidencial. Si no se dispone de información relevante sobre las transacciones realizadas, hay que recurrir a métodos matemáticos que utilizan el beneficio como valor de base o el flujo de caja.

Conclusión sobre la valoración de empresas

Toda valoración de empresas debe realizarse con vistas al futuro. Sólo es importante el valor que la empresa aportará a los accionistas en el futuro. Para esta previsión existen métodos de valoración reconocidos, cada uno de los cuales es especialmente adecuado para determinados fines. La valoración de la empresa debe basarse en los principios de IDW S1.

Una idea importante es que el valor de una empresa puede percibirse de forma muy diferente en función de la contribución de la empresa a determinadas constelaciones: El valor es lo que se recibe; el precio es lo que se paga.

Diálogo

What are your challenges?

...
Reiniciar diálogo